lunes, 24 de febrero de 2014

Salustiano Yusti Prieto: honesto ciudadano y escritor autodidacta

Salustiano Yusti Prieto. Comerciante, funcionario público, diputado, honesto ciudadano y escritor autodidacta. Nace en Sabaneta del estado Barinas el 10 de octubre de 1899 y muere en Villa de Cura, el 20 de enero de 1987.
A los 71 años escribió su autobiografía como un relato de vida – estructurada en estilo clásico en 14 “capítulos” - para testimonio de familiares y amigos, en especial dedicada a su querida esposa Berta Venero, quien lo acompañó durante los últimos 45 años de su larga existencia.

Su padre, Modesto Yusti Ramos y su madre, Ana Clara Prieto Leal murieron al poco tiempo de su nacimiento, quedando huérfano junto con sus hermanas Rosaura y Adela al cuidado de sus tías Rosa Inés Prieto de Castillo y Ninfa Inés Prieto y su padrino Pedro Luis Alcántara Castillo.
En el año 1908 ingresa a la Escuela Federal para varones de Sabaneta de Barinas, de la cual egresa en 1912. En ella aprendió lo básico: “leer, escribir y sacar cuentas”. A los doce años comienza a trabajar como vendedor y comerciante. Dotado de una excelente memoria, se convirtió en “faculto” en cartas amorosas al aprenderse todas las cartas registradas en “El secretario de los amantes”. Los sábados y domingos los dedicaba a leer obras literarias y de cultura universal que le prestaba su “compadre” Antonio María Bayón.
El 1918 monta su primer negocio que llamó “ventorrillo” al tiempo que trabaja como secretario accidental para los jueces Francisco María Singe y Pedro Castillo; también desempeña otros cargos como “Contratista del alumbrado público” y contabilista. A la edad de 24 años contrae matrimonio con Emilia del Carmen Pérez, de cuya unión nacen sus hijos Ramón, Josefa, Jesús y Aurora Yusti Pérez.
De 1927 a 1929 se desempeña como maestro suplente en una escuela nocturna y luego interino de la Escuela Federal para varones. Mas tarde ese mismo año ocupa el cargo de secretario de la Jefatura Civil del municipio Santa Catalina del estado Barinas. En junio de 1935 se divorcia de Emilia del Carmen; al año siguiente es nombrado para el cargo de Defensor de presos pobres por orden del general Carlos Jordán Falcón, presidente del estado Barinas para ese momento.
En 1937, ahora en el estado Apure, municipio Mucuritas establece un “Expendio de medicinas”. Vuelve a la actividad política, ocupando el cargo de presidente de la Junta Comunal de la misma localidad, de 1938 a 1941, luego el de Prefecto, de 1942 a 1944.
El 14 de febrero de 1942 contrae matrimonio, civil y eclesiástico, con Berta Venero Cordero, en Libertad de Barinas. En las elecciones de noviembre de 1944 es electo diputado principal a la Asamblea Legislativa del estado Apure, por el distrito de Achaguas, cargo que ejerce desde el 31 de enero de 1945 hasta culminar su período.
El 11 de abril de 1947 se establece en Villa de Cura. Nunca dejó de ser un comerciante honesto y exitoso con una amplia relación con diferentes negocios y empresas, y viajó por varios estados del país hasta mediados de 1957, cuando ingresa al Ministerio de Obras Públicas, en el cual ejerció varios cargos: Jefe de Transporte, en Calabozo, luego es transferido a la oficina central en San Juan de los Morros (1959). El 6 de septiembre de 1960 es nombrado Auxiliar de Estadísticas de la Dirección de Obras Públicas de los estados Guárico, Apure y Territorio Federal Amazonas; fue creada entonces la oficina de “Control Financiero”. De esta dirección pasó a desempeñar el cargo de “Contador pagador” y en la oficina de inspección del MOP en la población de Ortiz, estado Guárico hasta 1963. Regresa a la Oficina Central y luego a la Oficina de Transporte hasta 1965, siguió sirviendo en este Ministerio hasta su jubilación en 1967
Desde 1918 escribió y publicó una cantidad apreciable de artículos, desde periódicos manuscritos en Sabaneta hasta en diferentes medios como Notas de Barquisimeto, Nuevos Rumbos, revista Renovación, El País, Ultimas Noticias, El Nacional, El Carabobeño, El Espectador, El Quijote, bajo la dirección de Inocencio Adames Barrios; El Villacurano de Germán Castillo; El Imparcial, de Maracay, entre otros

Desde su llegada a Villa de Cura, Salustiano Yusti Prieto se propone conocer a fondo la historia de ese pueblo que le recibe como a uno más de sus hijos- Ya en su folleto titulado Páginas publicado en 1960 por Tipografía La Esperanza se preocupa por rescatar los nombres de ilustres hombres y mujeres de la ciudad, como son: Juan de Dios Agraz, José María Blanco y Consuelo Fernández, escribiendo una breve semblanza de cada uno de ellos. Reproduce, además, documentos sobre la fundación de Villa de Cura. La obra se divide en dos secciones, una histórica y la segunda parte, donde recoge cuentos y relatos graciosos. En esa misma publicación da cuenta de su primer folleto Miscelánea de mi pueblo (1957) que dedica a Sabaneta de Barinas, su tierra natal, donde hace un recuento histórico de aquella población.
En el folleto Remembranzas. En homenaje a mi pueblo (1973) vuelve a referirse a su terruño, esta vez recordando hechos y anécdotas que registra en beneficio de sus coterráneos.
En Pasado y presente de Villa de Cura (1974) que publica en homenaje a esta ciudad “con motivo de los 200 años de la fundación del templo”. Recoge el autor interesantes datos sobre el periodismo villacurano, personajes reconocidos y olvidados, eventos sociales, curiosidades, negocios y comercios de otrora. Es decir, una gama de informaciones útiles para los habitantes de La Villa. Entre los personajes que nombra se encuentran Inocencio Utrera, Caridad Villasana, Jaime Bosch, Leopoldo Tosta y Misia Angelina de Roldán.
En Mi libro, publicaciones Foro Industrial (1979), Salustiano Yusti Prieto retoma el tema histórico, la anécdota, los personajes, los poemas de autores locales y semblanzas, recortes de prensa, artículos suyos, recomendaciones al Concejo Municipal como la de crear la Distinción Ciudad Villa de Cura, sugerencia que es recogida en la forma de Condecoración desde el año 1976, la cual sería entregada cada 25 de mayo en la conmemoración de la fundación de la ciudad.
En el folleto Recuerdo (10-10-79) publica Yusti Prieto los reconocimientos expresados por instituciones, amigos y familiares por su trayectoria de vida, con motivo de sus 80 años. A las obras en referencia agregamos El Hogar y Carcajadas, como parte de la producción de este hombre ilustre adoptado como hijo adoptivo de Villa de Cura.

Obras
Miscelánea de mi pueblo, Tipografía La Esperanza, 1957.
Páginas, Tipografía La Esperanza, 1960.
Autobiografía. Editorial Miranda, 1970.
Remembranza. Editorial Miranda, 1973.
Pasado y presente de Villa de Cura. Editorial Miranda, 1974.
Mi libro. Publicaciones Foro Industrial, 1979.
Recuerdo. Editorial Miranda, 1979.
Carcajadas. Editorial Miranda, 1983.
El Hogar. Editorial Miranda, 1983.


Texto: Argenis Díaz

Fotos: tomadas de obras del autor.

Salustiano Yusti Prieto

Salustiano Yusti y su esposa Berta.

Portada de uno de sus libros.





miércoles, 5 de febrero de 2014

Hildemaro Flores: cantautor y salsero del barrio

Un villacurano que escribe de lo que ve en la calle, en el barrio, en el pueblo, de lo cotidiano, su letra fluye en canción, en sentir latino-venezolano, en la salsa rítmica y “pegajosa”…
Hildemaro Flores Lombano nació en Villa de Cura el 21 de junio de 1966, hijo de Ricardo Flores Méndez y Rosa María Lombano. Sus primeros estudios los realizó en lo que es hoy la Unidad Educativa Nacional Inocencio Utrera, sector Vista Alegre del Barrio La Represa de Villa de Cura. Completó su Educación Básica en la Escuela Manuel Morales Carabaño y en la Unidad Educativa Nacional Liceo Alberto Smith; el Ciclo Diversificado (4º y 5º año) en la Misión Ribas, en la cual se graduó de Bachiller. En julio de 2012 obtuvo la licenciatura en Gestión Social en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Es miembro activo de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Sacven Nº 9968).
Cantautor autodidacta, músico empírico. Viene de una familia de salseros. En una de tantas entrevistas expresó: “desde el vientre de mi mamá estoy escuchando salsa”. Escribiendo tendrá unos cinco años, muy productivos, por cierto. Posee en su haber hasta la fecha (diciembre, 2016) un total de 1.000 temas escritos y de ese amplio repertorio ha logrado grabar con su propia voz más de 50 canciones. Todo lo ha logrado por autogestión, con muy pocos recursos y con el apoyo de arreglistas profesionales como Aníbal Hernández, Edgar López, Rafael Narváez y Arquímedes Acosta, entre otros.
Entre los variados temas de su repertorio están: La triple corona de Miguel Cabrera, Santo Sepulcro, Hugo Chávez Frías, Hildemarito y Mandarina, Para la mía, Se consigue con Dios, La brega de un motorizado, Nació mi niño, CDI, El equipo de moda, Primo Cacharra, Pana Huesito, Expresión genuina Cejota y Magdaleno que desarrollo. Temas de interés social y humano; es un hombre sencillo que busca reconocimiento a través de su trabajo musical. Fue designado recientemente como Compositor del Año, San Luis Rey 2013 y obtuvo reconocimiento en el certamen Explosión Cultural Bicentenaria de Cantautores.
Es muy popular en Youtube, sitio virtual donde están colocados o “colgados” algunos de sus éxitos. Sus logros hasta ahora, como cantante, se los atribuye – como el mismo lo expresa – “a ese público maravilloso que poco a poco me ha dado la aceptación para seguir llevando el canto necesario para fortalecer la cultura de Venezuela”. (Actualizado, diciembre 2016).

Texto: Argenis Díaz

Poema de Irma Pulido dedicado a Hildemaro Flores:
A un joven luchador

I
Hildemaro Flores,
Honesto trabajador,
el compone sus canciones
y es un buen cantautor.

II
Tiene especiales dones
como músico compositor,
sencillo, luchador,
es un joven de valor.

III
Apoyemos con amor
con nuestras oraciones,
para que reciba bendiciones
de Jesús nuestro Señor.

IV
Felicito a Hildemaro Flores,
lo expreso con emoción,
por llevar en su corazón
ese carisma y buen humor


Mi agradecimiento por escribir para mí

Irma Pulido

20/01/2014



Hildemaro Flores, cantautor y salsero