domingo, 8 de octubre de 2017

500 Aniversario de la Reforma y Martín Lutero

Hasta el 4 de noviembre de 2017 estará abierta al público una inédita exposición que lleva como título Salón Nacional de Artes Visuales Martín Lutero 500 Aniversario de la Reforma, en la sala 2 del Museo de Arte Contemporáneo de Maracay Mario Abreu (Macma). Precisamente es con motivo de celebrarse el próximo 31 de octubre de 2017 los 500 años del inicio de este período histórico religioso que envuelve a la figura de Martín Lutero. Este personaje fue un monje católico y teólogo que colgó 95 tesis en la iglesia de Wittenberg en Alemania donde condenaba la venta de indulgencias a los feligreses por parte de la Iglesia medieval. La historia es harto conocida, pero vale la pena traerla a cuento es vista de su trascendencia en el tiempo.

En este negocio redondo de tráfico aparentemente espiritual, que fue la venta de indulgencias, estaban involucrados Johann Tetzel, representante del arzobispo de Maguncia, Alberto de Brandeburgo, quienes se lucraban con la venta de indulgencias con la venia del papa León X. Por supuesto, una buena tajada de las ganancias iba a parar a las arcas de Roma para la construcción de la basílica de San Pedro. 

Las indulgencias eran una especie de perdón que el papa otorgaba por las penitencias de los fieles, cuyo efecto, según la Iglesia, era evitar la estación forzada en el purgatorio en el viaje del alma al cielo. Todo esto a cambio de alguna acción especial o de dinero, en la mayoría de los casos. Tal situación indignaba a Lutero y lo motivó a cuestionar la teología dominante. Tal vez esperaba lograr una reforma de la institución eclesiástica y no instigar una rebelión. No obstante, las cosas se salieron de las manos.

Lo cierto es que gracias a la prensa de Gutenberg que ya había llegado a Maguncia y a otros doce países, lo que parecía una disputa académica se convirtió en un debate público al publicarse las 95 tesis de Lutero y distribuirse por casi todo Europa. La polémica estalló y Lutero se convirtió en el hombre más famoso de Alemania con todas sus consecuencias. Sus palabras y acciones contribuyeron a cambiar el panorama religioso del continente. 

El libro El hombre en busca de Dios (1990) indica que Lutero llamó a estas 95 tesis Disputa para que se aclare el poder de las indulgencias. Al llegar a Roma la disputa, el papa emite una bula prohibiendo a Lutero que siguiera predicando y ordenó la quema de sus escritos; Lutero quemó públicamente el edicto y el papa lo excomulgó en 1521. 

Seguidamente, después de la convocatoria a la dieta (asamblea imperial) de Worms, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano lo declara fuera de ley. Con la ayuda de Federico de Sajonia, el fugitivo se interna en el castillo de Wartburg, donde pasa cerca de diez meses. Lutero aprovecha ese tiempo para traducir al idioma alemán el Nuevo Testamento (o Escrituras Griegas Cristianas) de Erasmo, el cual terminó en septiembre de 1522. Hizo lo mismo con las Escrituras Hebreas y la Biblia completa es publicada en 1534. En la Universidad de Erfurt, Lutero había recibido alguna influencia del humanismo. Este era un movimiento intelectual del Renacimiento que se caracterizaba por su aprecio a los tesoros de la Edad Clásica, por su interés en los idiomas griego y hebreo y por su empeño en volver a las fuentes de la fe cristiana. Se despertó así en Lutero el interés en el griego y en el hebreo, que le sirvió luego en su estudio y su traducción de la Biblia. Esta obra de Lutero establece la norma general de la lengua escrita alemana. 

Después de una vida llena de polémicas y controversias, de ardua labor, sufrimientos y victorias, Lutero muere en su ciudad natal en febrero de 1546.

La revista La Atalaya del 15 de septiembre de 2003, reconoce que La Reforma, alentada por hombres como Lutero, Calvino y Zuinglio (Suiza), condujo a la formación de una nueva corriente religiosa denominada protestantismo y señala que el principal legado de Lutero a ese movimiento fue su doctrina fundamental de la justificación por fe. “Todos los principados alemanes tomaron partido, o bien por el catolicismo o bien por el protestantismo”, lo que con el tiempo llevó a la violencia y la guerra entre los partidarios de ambos bandos religiosos. Más tarde la Iglesia Católica reaccionó con la llamada Contra Reforma.

El Protestantismo acabó por consolidarse como una religión separada del catolicismo romano; pero, a su vez, también se dividió en múltiples corrientes, al aparecer disidentes en la propia Alemania y al extenderse el protestantismo a otros países europeos, en donde aparecieron reformadores locales que crearon sus propias Iglesias con doctrinas teológicas diferenciadas. Pasado el tiempo, los teólogos y líderes religiosos en general reconocen el papel importante papel de Martín Lutero en la transformación religiosa de la humanidad. 


Origen y cronología de Martín Lutero

Martín Lutero (Martin Luther) nace en Eisleben, un pueblo de Alemania el 10 de noviembre de 1483. Su padre, Hans Luther, fue un minero y su madre, Margarita, era de familia acomodada; se las arreglaron para darle una buena educación a su hijo.

En 1501, el joven inició sus estudios en la Universidad de Erfurt, allí leyó la Biblia por primera vez y le impresionó el libro. Se graduó de bachiller y en 1506 de magíster de Artes. 

El 17 de junio de 1505, entró al monasterio de los agustinos observantes en Erfurt, conocido como el monasterio «negro» por la rigidez con que se cumplían las reglas de la orden.

En abril de 1507 fue ordenado sacerdote. Se le animó a estudiar Teología. 

En 1508, fue invitado por Johann von Staupitz, el vicario general de los agustinos, a dictar clases sobre la Ética de Aristóteles en la nueva Universidad de Wittenberg, en el principado de Sajonia. Allí inició estudios para su doctorado.

En 5 de mayo de 1512 Lutero fue hecho supervisor de los agustinos en Wittenberg. 

El 19 de octubre del mismo año recibió de la Universidad de Wittenberg su título de Doctor en Teología. Poco después fue nombrado profesor de Sagradas Escrituras, en sucesión de Staupitz. En mayo de 1515 Lutero además fue nombrado vicario de distrito sobre 10 monasterios agustinos, incluyendo el de Erfurt.

En 1517 escribió sus 95 tesis en contra de la venta de indulgencias por parte de altos representantes de la Iglesia Católica. 

En octubre de 1518, Lutero se enfrenta con el legado papal, el cardenal Cayetano, en Augsburg. Las entrevistas con Cayetano no llevan a una retractación pero sí definen más claramente el conflicto.

En el año 1520 Lutero publica unas obras clave: Discurso a la nobleza de la nación alemana; La cautividad babilónica, y La Libertad del cristiano.

A mediados del año 1520, se promulga la bula papal Exsurge Domine que condena las doctrinas de Lutero. 

En 1521 el 3 de enero se publica la bula Decet Romanum Pontificem, que contiene la condenación definitiva de Lutero; es excomulgado por el papa León X. 

El 17 de abril 1521 Lutero se presenta ante la Dieta de Worms. Se le pregunta sencillamente si está dispuesto a retractarse de lo que ha escrito. Después de recibir un día para pensar su respuesta, Lutero da un discurso ante la Dieta, terminando con las palabras: «a menos que se me convenza por testimonio de la Escritura o por razones evidentes… estoy encadenado por los textos escriturísticos que he citado y mi conciencia es una cautiva de la Palabra de Dios. No puedo ni quiero retractarme en nada, porque no es seguro ni honesto actuar contra la propia conciencia. Que Dios me ayude. Amén».

En septiembre de 1522 se publica su Nuevo Testamento (Escrituras Griegas Cristianas) en alemán. 

En 1525 se casó con Catalina de Bora, una ex monja católica con quien tuvo seis hijos. En ese año estalla en toda su violencia la Guerra de los campesinos. Tanto la violencia, como la aparente justificación de su causa con argumentos bíblicos suscitan una condenación fuerte de parte de Lutero. Y llama a las autoridades a aplastar la insurrección.

En 1534 se publica la Biblia completa traducida por Lutero al alemán.

En 1546, el 18 de febrero muere en su ciudad natal.


Algunas de las 95 Tesis de Martín Lutero

5. «El papa no tiene ni la voluntad ni el poder para remitir penas, excepto las que haya impuesto él por su propia autoridad. [...]

20. «Por lo tanto, el papa, cuando habla de remisión plenaria de todas las penas, no significa realmente de todas, sino solo de las que él mismo ha impuesto. [...]

32 «Serán eternamente condenados, junto con sus maestros, aquellos que creen estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias».

36. «Todo cristiano que experimenta verdadera compunción tiene como derecho remisión plenaria de castigo y culpa aunque no tenga cartas de perdón».

39 «Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo. Ante el pueblo, la prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición».

45 «Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios».

50 «Debe enseñarse a los cristianos que si el papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas».

81 «Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al papa frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos».

82 «Por ejemplo: ¿Por qué el papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones, si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica lo cual es un motivo completamente insignificante?».

86 «Del mismo modo: ¿Por qué el papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan solo una basílica de San Pedro con su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

Texto: Argenis Díaz

Referencias

El hombre en Busca de Dios. La Reforma… la búsqueda cambió de dirección. Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. 1990.

La Atalaya. Artículo: Martín Lutero. El hombre y su legado. 15 de septiembre de 2003.

http://eveliogfpintor.blogspot.com/2017/10/inaugurado-salon-de-artes-visuales.html?spref=fb




Martín Lutero (1483-1546)

Salón Nacional de Artes Visuales Martín Lutero en el Macma.




jueves, 24 de agosto de 2017

Canto y Poesía en el Salón de Sesiones Capitán Juan de Dios Agraz

Villa de Cura. En el marco de las actividades organizadas por la Casa de la Cultura Rafael Bolívar Coronado, en pro de la proyección de los talentos locales, el miércoles 22 de agosto de 2017, en el Salón de Sesiones Capitán Juan de Dios Agraz de Villa de Cura, se dieron cita en una velada cultural un grupo cantores, poetas y actores de Zamora. 

Al compás de versos armoniosos los presentes disfrutaron de los arreglos corales en las voces del grupo vocal "Karisma" integrado por adultos mayores de San Francisco de Asís y Villa de Cura, bajo la dirección del músico villacurano Winston Carrillo, quienes deleitaron a los presentes con una selección del pentagrama musical venezolano y latinoamericano.

Del mismo modo el poeta Pablo Cabrera, recitó y declamó glosas y décimas dedicadas al estado Aragua y a su amada Villa de Cura. También el cultor César Martínez participó con la lectura de un poema de Mario Benedetti, además de interpretar tres temas musicales latinoamericanos. Por su parte, el poeta Argenis Díaz, pilar fundamental de estos encuentros de lectores y poetas, compartió dos de sus textos, dibujando en el espacio la contextualización del proceso creativo de dichas obras. Asimismo, el actor José Meléndez hizo gala de sus cualidades histriónicas con la interpretación de dos fragmentos de obras teatrales de su repertorio.

La juventud también tiene su espacio en estos encuentros. Por tercera vez la ejecución de la Guitarra estuvo a cargo del joven Gabriel Sumoza, quien de manera sencilla y magistral deleitó a los presentes con el vals Natalia de Antonio Lauro, entre otras interpretaciones acompañadas con su voz. Por último, Juan Vicente Torrealba en su Potra Zaina, trotó en la voz de la pequeña Adalays Meléndez, dejando en los asistentes la alegría pura y fresca de la niñez, como semilla del futuro del municipio Zamora.

Al concluir la tarde de canto y poesía, Toni Colmenares, director de cultura del municipio, extendió la invitación a toda la colectividad zamorana a participar en la programación de la Casa de la Cultura Rafael Bolívar Coronado, que esta vez sale a la calle y otros espacios del municipio impulsando el rescate de la Atenas de Aragua, como se llamó a Villa de Cura en sus mejores momentos.

Texto: Argenis Díaz y José Meléndez.
Fotos: José Meléndez.

Tarde de canto y poesía. Agosto, 2017.

Coral Karisma. San Francisco de Asís. Agosto, 2017.

Poeta Pablo Cabrera declamando. 2017.

La niña Meléndez con la Potra Zaina de JVT.


martes, 15 de agosto de 2017

Rafael Serrano Toro “Barrabás”: De la prisión a la literatura

Entre barrotes y oscuridad, conoció al escritor  Miguel Otero Silva, al reconocido criminólogo Elio Gómez Grillo y a su Esposa y eterna compañera Hilda. La lectura y la literatura le cambiaron la vida y se hizo escritor. Se autocalificó como “un francotirador de la narrativa marginal”. Fue miembro del Taller de Letras Senderos Literarios (Aragua) por 27 años. Con sus charlas sobre “Delito, marginalidad y prisión” participó como panelista y conferencista en institutos educativos y universidades como la UCV, la ULA y la Unerg.

La literatura lo rescató de la cárcel y de la muerte, a través de sus libros.

Pedro Rafael Serrano Toro. Escritor venezolano autodidacta, narrador, deportista, recreador y cultor. Nacido en Caucagua, Barlovento, el 27 de abril de 1937. Fallecido en San Juan de los Morros el 13 de agosto de 2017.

En sus tiempos fue considerado enemigo público número 1 en Caracas; y luego condenado a 30 años de prisión. De los cuales pagó 16: ocho años en la Cárcel Modelo de Caracas y  ocho en la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) en San Juan de los Morros.

Creador de una manifestación cultural, la Mula Candelaria, que mantuvo por más de 35 años. “La mula Candelaria forma parte de los burros de San Juan, es una manifestación cultural muy arraigada en el pueblo”, decía Barrabás. En cuanto a sus escritos (relatos, ensayos y artículos de opinión sobre el delito y los delincuentes) fueron publicados en el Papel Literario de El Nacional y la revista Imagen y en la publicación Relación Criminológica del Centro de Investigación Penal de la Universidad de Carabobo, así como en diversos diarios de Guárico y Aragua.

Publicó cinco libros: Si te acercas te mato (1979, Mercalibros); Al rojo vivo (1986, Grafindustrial Aragua); Los Asaltantes (1989, Taller de Letras Senderos Literarios, Colección Popular N° 7); Oficios del hampa (1995); Arturo y otros relatos (“Memorias de la casa grande”), Taller de Letras Senderos Literarios. 2001.

Barrabás recibió el Premio Mara internacional en el año 2007, como un reconocimiento a su trabajo cultural en Fundaculgua y el Ministerio de la Cultura, capítulo Guárico.

Un documental sobre su vida, filmado por Giuliano Salvatore y proyectado en el 2010, ganó el primer premio a nivel nacional en Margarita, estado Nueva Esparta, Venezuela. Al año siguiente, en una reñida competencia en Santiago de Cuba, obtuvo el primer lugar. Esto le dio una proyección en toda América Latina y lo convirtió en un personaje que trascendió las fronteras venezolanas.

De él escribió Miguel Otero Silva: “Rafael Serrano Toro, Barrabás, personaje de una de mis novelas, es un erudito en literatura. Maneja el análisis de la obra de un Camus, o de un Dostoievsky, o de un Gallegos, o de un Díaz Sánchez, o de mí mismo, con una técnica y un dominio que envidiaría para sí cualquier calificado profesor de literatura”.

El personaje al que hizo referencia Miguel Otero Silva es Victorino Pérez de la novela Cuando quiero llorar no lloro.

Texto: Argenis Díaz.


Referencias

http://www.eltubazodigital.com/gente-de-mi-pueblo/una-leyenda-venezolana-fallecio-rafael-serrano-toro-barrabas/
https://www.youtube.com/watch?v=jnImkX_pZPg


Rafael Serrano Toro Barrabás (1937-2017)

Los Asaltantes, 1989.


sábado, 5 de agosto de 2017

María Teresa Fuenmayor Tovar: entre las letras, la música y la vida.

María Teresa Fuenmayor Tovar llegó a Villa de Cura hace aproximadamente unos cinco años, y desde ese mismo momento se enamoró de este pueblo, al cual llama “la pequeña Atenas”. Se identificó con su cultura. Es una persona menuda, pero valiente, colaboradora y amiga de las buenas causas. La situación económica de su familia no le permitió acceder a la educación formal sino a los 18 años de edad, a pesar de que aprendió a leer en su casa a los tres años. Comenzó a escribir poesía a los ocho años. También escribe cuentos y canciones. Tiene a su pareja (Orlando, un artista), y  un único hijo (Luis Felipe) que  dio a luz a los 43 años [un niño sano contra todo pronóstico médico, según sus propias palabras]. Está muy activa en las redes. Su blog misceláneo: Desde Villa de Cura. Proyectando lo nuestro (se inició el 10 de abril de 2012), cuenta en la actualidad con más de 2.890 entradas y 678.000 visitas. ¡Algo impresionante! Es una de las pocas personas que más ha difundido la cultura villacurana y zamorana. He aquí parte de su hoja de vida…

María Teresa Fuenmayor Tovar. Docente, músico, poeta, escritora, bloguera y productora independiente; nacida en Caracas el 9 de noviembre de 1959. Realizó estudios de Primaria en el Instituto Radiofónico Fe y Alegría; el ciclo básico en el CCB “José Oviedo I. Baños” de Caracas, 1980-1983; Ciclo Diversificado en CEAD (Centro de Educación de Adultos a Distancia) Creación Sindical, Caracas, 1987. También cursó estudios de teología básica en el Instituto Lumen Gentium  de Córdoba, Argentina. Especialista en Música, ha recibido una extensa formación en teoría y solfeo e instrumentos musicales, entre estos: clarinete, guitarra popular, teclado, flauta dulce y mandolina (1985-1999); Canto Gregoriano (1993); estudios de idiomas: inglés (1992-1993) e italiano (1993-1995). Es miembro de la Casa del Artista y de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Sacven, 5812). También del grupo MUJERES POETAS INTERNACIONAL, un movimiento sociocultural y literario creado en República Dominicana que cuenta con más de 2.000 seguidores en Venezuela.

Se ha desempeñado como directora de la coral “Experiencia Viva” (Caracas, 1987); fundadora y directora de la coral infantil “Rayitos de Luz” (Valle de la Pascua, Guárico, 1999); promotora y directora del grupo vocal de música popular “Voces Alegres de Villa de Cura”, integrado por personas de la tercera edad. Fue profesora de teclado y lenguaje musical en Casa de la Cultura “Lorenzo Rubín Zamora”, (Valle de la Pascua, Guárico, 1996-1999); además, ha impartido clases de música, guitarra, teclado, teoría y solfeo, flauta dulce y vocalización en diferentes instituciones públicas y privadas.

Fue facilitadora de inglés en 6º año de Educación Básica en  el Colegio “Niño Jesús de Praga”, Catia, Caracas (2009-2010). 
Es promotora cultural de la ONG Proyecto  Expresiones (a partir del 2011). Promotora (ad honorem) de talleres de literatura y poesía en la Biblioteca Pública Ezequiel Zamora de Villa de Cura y del Club de Lectura Infantil “Los Superhéroes de los Libros” en la comunidad en la cual reside.

Productora y conductora del programa radial cultural, musical y de interés social “Desde Villa de Cura-Proyectando lo Nuestro” que se transmitió durante tres años, primero en Woman 104.9 FM, luego por Villa 95.3 FM y por último en Impacto FM. Coproductora y colaboradora del espacio radial “Coleccionando Ando”, del cultor y anticuario Williams Saldeño,  programa de arte y cultura que primero se transmitió los domingos por Woman 104.9 FM y ahora por Villa 95.5 FM, los jueves de 1 a 2 pm.

Activa promotora y difusora del quehacer cultural del Municipio Zamora en la web mediante el blog www.desdevilladecura.blogspot.com, por Facebbok: Voz de Villa de Cura.

PUBLICACIONES

Ha publicado los siguientes libros:
Vampiros al sol y otros cuentos. Narrativa. Editorial Proyectos Expresiones. 2010.
Aprender a leer música es fácil. Tomo I. Editorial Proyectos Expresiones. 2011.
Para la gente menuda (Libro de lectura infantil). Editorial Proyectos Expresiones. 2011.
Cuentos y fábulas de Irma Pulido y María Teresa Fuenmayor. Editorial Proyectos Expresiones. 2013.
Participó en la antología: Minificciones de Villa de Cura. Editorial Proyectos Expresiones. 2012.

EN LA RED

Participa en las páginas literarias:
www.proyectoexpresiones.ning.com
www.sociedadsecretadelhaijin.ning.com
www.mundopoesia.com

SUS BLOGS

www.desdevilladecura.blogspot.com
www.compartiendomisletras.blogspot.com
www.paraalmassensibles.blogspot.com
www.delatierratoda.blogspot.com
www.inglessexto2010.blogspot.com
www.vampirosalsol.blogspot.com

Texto y foto: Argenis Díaz


María Teresa Fuenmayor Tovar.

Antología de microrelatos. 2012.





miércoles, 2 de agosto de 2017

Noticias: Abierta convocatoria para el 2do. Salón de Arte de Ciudad de Cagua

La convocatoria para el 2do. Salón de Arte Ciudad de Cagua la hace la Alcaldía Bolivariana del Municipio Sucre, a través de la Dirección de Cultura, Recreación y Turismo, a cargo de William Palencia y el Estado Mayor de Cultura, a través de su vocero en las artes plásticas, Evelio Giusseppi, quienes invitan a todos los pintores venezolanos y extranjeros residenciados en el país a participar en esta confrontación, donde estarán optando por tres premios en metálico y el reconocimiento nacional de sus obras. La exposición será inaugurada el 25 de agosto de 2017.

Según las bases la obra debe ser inédita, de tema libre y no mayor de un metro cuadrado ni menor de 50 x 60 cm, enmarcadas en tablilla simple. En cuanto a los premios, el primer lugar: Premio Evelio Giusseppi por 300 mil bolívares; segundo lugar: premio Heriberto Blanco, 200 mil bolívares y tercer lugar: Premio Jorge Rafael Gómez, 100 mil bolívares.

El jurado lo integran: Fernando Correa, Diógenes Castillo y Evelio Giusseppi, respectivamente. Las obras serán recibidas en la Casa de la Cultura Jorge R. Gómez hasta el 15 de agosto de 2017, en horario de 8:00 a 12:00 m y de 1:30 a 3:00 pm, de lunes a viernes.

Pueden consultar las bases completas en el blog: http://eveliogfpintor.blogspot.com/ o en la página de Facebook: https://www.facebook.com/evelio.giuseppi

Texto y Foto: Argenis Díaz

Casa de la Cultura Jorge R. Gómez de Cagua.




miércoles, 19 de julio de 2017

REFLEXIONES Y NOTAS PARA EL EXAMEN DEL PROCESO FUNDACIONAL DE VILLA DE CURA

El combate es por la historia (II)

Johnny Hernández Calvo*

He leído y releído -con la atención que merece-, la obra Tránsito por la vida de un pueblo: Historia de Villa de Cura, edición de 1982, del villacurano Oldman Botello, cronista de Maracay.

Sobre el tema que nos ocupa, escribió entonces:
"Nosotros podemos afirmar categóricamente que la vida de la villa de San Luis de Cura se inicia oficialmente el 19 de julio de 1717, cuando el Capitán General don Marcos de Betancourt Castro aceptó las diligencias efectuadas por Bolívar y Villegas; la ceremonia oficial en la localidad se habría efectuado entre agosto y enero del otro año, 1718; en ese año fue elevada a la categoría de parroquia eclesiástica y en 1722 fue confirmada la Real Cédula de fundación (...)".  (pp. 30-31).
Hay algunas imprecisiones en la formulación del cronista que intentaremos despejar:

1. ¿A qué se refiere cuando afirma "que la vida de San Luis de Cura se inicia oficialmente el 19 de julio de 1717"?

Pareciera aludir al inicio del proceso fundacional de Villa de Cura; pues, la voz castellana "oficial" aplica a lo que surge de oficio; es decir, a lo emanado de una autoridad legítimamente constituida. Es lo que en efecto encontramos en su aseveración: "(...) cuando el Capitán General don Marcos de Betancourt Castro aceptó las diligencias efectuadas por Bolívar y Villegas (...)". Resulta muy claro se refiere al comienzo del proceso fundacional de la villa en referencia.

Pues bien, así las cosas, ¿por qué se empecina en imponer a los villacuranos la celebración de 300 años de fundación (reitero, de fundación) de Villa de Cura apoyado apenas en el inicio del proceso (reitero, proceso) fundacional, soslayando injustificadamente el hecho con el cual concluyó? Sobre esto último nada nos dice en manera directa y precisa. ¡El silencio argumental es estruendoso!

2. No hemos logrado dilucidar qué nos quiere decir el cronista con la expresión: “(…) la ceremonia oficial en la localidad se habría efectuado entre agosto y enero del otro año, 1718 (…). Inferimos que, sometido a consideración el punto anterior, nada tiene que ver con la conclusión de la fundación.

3. Efectivamente, la parroquia eclesiástica de “San Luis de Cura” fue erigida en 1818. A la sazón fue oficialmente nombrado Juan Joseph Picón (previa proposición del fundador), cura Rector. El primero, ciertamente, de la dicha parroquia, a quien fue proveído oficio eclesiástico el 25 de junio. La jurisdicción parroquial quedó aprobada y asignada en octubre siguiente.

Más adelante, señala Botello:
“Si La villa hubiese sido levantada en la fecha sustentada por Landaeta Rosales /1678/, figurarían los libros en el archivo parroquial, donde sólo aparecen desde 1718 (cuando se elevó a parroquia) y allí testó el primer cura, que se inauguraban los libros de nacimientos, matrimonios, defunciones y de Gobierno de la iglesia (…)”. (Ibíd. p. 31)

“Si la villa hubiese sido levantada en la fecha sustentada por Landaeta Rosales /1678/, figurarían los libros en el archivo parroquial, donde sólo aparecen desde 1718”. 
No perdamos esto de vista.

Llama la atención que en lugar de “fundada”, el cronista emplease el sinónimo “levantar”, con lo cual se hace evidente que da por hecho consumado la fundación de Villa de Cura con la erección de la parroquia eclesiástica. Dicho de otro modo, para él quedó Villa de Cura fundada con la mencionada erección.

Para demostrar su formulación, presenta con carácter de evidencia la existencia de los libros sacramentales de la parroquia a partir de predicho año: “(…) sólo aparecen desde 1718 (cuando se elevó a parroquia) y allí testó el primer cura, que se inauguraban los libros de nacimientos, matrimonios, defunciones y de Gobierno de la iglesia (…)”. (Id. Id.)
A renglón seguido, sostiene: “Tampoco se puede interpretar la fecha /de fundación/ en 1722, por lo dicho anteriormente, no pudieron haberse llevado libros de esos tipos, donde no había ningún pueblo fundado”. (Íd. Íd.)

Pasemos esta elaboración por el tamiz del discernimiento:
1. Si, como bien es sabido -y harto corroborado-, el 25 de mayo de 1722, por real Cédula del rey Felipe V, fue confirmada la fundación de Villa de Cura, es porque, obviamente, ya la fundación había ocurrido. Entonces, por qué sugiere el cronista que para 1722 “(…) no pudieron haberse llevado libros de esos tipos (…)” porque “(…) no había ningún pueblo fundado”. Es extraña la contradicción. Sin embargo, asístele razón cuando rechaza el año 1722 como fecha de fundación.

2. Al ser erigida la parroquia eclesiástica, el cura estaba obligado a administrar los Sacramentos instituidos por Cristo y confiados a La Iglesia, indiferentemente de que la fundación de la nueva Villa de españoles no hubiere quedado aún oficialmente fundada, cosa que se le escapa al cronista. Es bueno recordar que la nueva parroquia San Luis desgajó de la jurisdicción parroquial de San José de Cagua.

¿Con cuál hecho, en fin de cuentas, concluyó en firme el proceso fundacional de la Villa de San Luis de Cura?

Respondemos sin titubeos ni divagaciones a la interrogante: Con la constitución del Cabildo, Ayuntamiento o Concejo de la nueva villa de españoles. No se trata de una respuesta arbitraria ni caprichosa. Cuenta con provechoso respaldo documental.

La Recopilación de las Leyes de los Reinos de las Indias (1680), contentiva de estipulaciones sobre esta materia, estableció en el Libro IV, Título V, Ley vj, lo siguiente. Transcribimos fiel y textualmente respetando escrupulosamente la grafía de la época: 
“Si la disposición de la tierra diere lugar para poblar alguna Villa de Españoles con Concejo de Alcaldes Ordinarios, y Regidores, y huviere persona, que tome asiéto para poblarla, se haga la capitulación con estas calidades”.
He aquí, pues, una de las condiciones y obligaciones de ley que rigió la acción fundadora del Capitán Poblador, Juan de Bolívar de Villegas.

Traza del primer Cabildo villacurano la localizamos en la sesión de este ilustre Ayuntamiento correspondiente al 9 de enero de 1720, en cuya acta resaltan “(…) demarcados los terrenos ejidos del nuevo pueblo (…)”. (ACOSTA RODRÍGUEZ, Luis José: Cómo fue fundada Villa de Cura (Visión explicativa). Villa de Cura, Editorial Miranda, 1997. p. 14) 
Nada más es requerido para corroborar que para dicha fecha ya había sido constituido Cabildo.

No es hecho casual que el 5 de diciembre de 1720 –no antes de ese año-, se efectuara el <> de la nueva Villa de españoles, toda vez que quedaron satisfechas rigurosamente las obligaciones legales por parte del Capitán Fundador. En manera que, como acertadamente dijera Acosta Rodríguez:
“Quedó cumplida así la ceremonia simbólica y caballeresca que se acostumbraba efectuar para poner en posesión de una ciudad y su vecindario al que había fundado. Era éste, requisito fundamental del proceso de fundación para entrar el fundador en ejercicio de la autoridad que le correspondía sobre el nuevo pueblo”. (Íd. p. 14)
Ya para cerrar este sucinto examen sobre el tema-problema propuesto, he de decir con plena responsabilidad social de mi oficio de historiador que, si ajustados a las verdades históricas tuviésemos los villacuranos, nativos o de corazón, que celebrar los 300 años de la fundación de Villa de Cura, debería tomarse la fecha 5 de diciembre de 1720, sustentados en los testimonios documentales irrebatibles –en mi privativo ver-, aquí exhibidos. 


*Historiador villacurano, excronista de Villa de Cura/ 12 de julio de 2017.



Johnny Hernández Calvo, historiador villacurano





domingo, 2 de julio de 2017

Ciro Pimentel: maestro del arpa aragüeña

Nacido en La Victoria, estado Aragua, el 14 de julio de 1929; fallecido el 30 de junio de 2017. Compositor y arpista. En 1941, con apenas 12 años de edad, comienza sus primeros pasos como ejecutante de arpa, recibiendo clases de los maestros Juan Silva e Idelfonso Guzmán. Transcurrido el tiempo, ya para el año 1952, totalmente diestro en este arte se presentó en un Festival de Arpa Aragüeña, celebrado en Samán de Güere, donde acompaña a cantantes importantes como Rufino Pedrá y Pedro Pablo Romero (conocido como el Chiruli de Aragua). También estuvo en la famosa Fiesta del Arpa en la Maestranza César Girón de Maracay, donde obtiene el primer premio en un concurso de arpistas.

Para 1965 su popularidad es conocida en toda Venezuela y especialmente, en los estados Miranda, Carabobo y la capital, donde realiza innumerables presentaciones públicas y en programas radiales, como fue el caso del "Festival Criollo" que se transmitía por radio Rumbos. En 1980 graba su primer LP (Long Play) al lado de El Negro Pacheco, melodía que resultó ser un éxito rotundo en su carrera. Ese mismo año compone una pieza para la famosa cantante Reyna Lucero. 

Entre los premios obtenidos a lo largo de su carrera se destacan el segundo lugar en el Festival Musical del Estado Miranda, en el cual actuó junto a Sandalio Hernández (El Canario de Aragua); el primer lugar del Maratón de Arpa Aragüeña, que compartió con el cantante Rufino Pedrá; y el primer lugar del Festival Nacional del Folklore de Caracas, donde se presentó al lado de El Cardenalito de Aragua.

Algunas de sus obras: No te culpo si te vas, Recorriendo Aragua, Amor leal, Las morenas, Los enamorados, La Navidad, Un año nuevo, El suspiro, Canto a mi Aragua, Esos ojitos, Las Catiras, Muchachita campesina y El tinajero, entre otras.


Ciro Pimentel (1929-2017).

El Zamarro de Costa e’ Maya


El Zamarro de Costa e’ Maya
gran músico costumbrista
su trayectoria está escrita
con tesón, pasión y lágrimas,
en el pueblo están sus páginas
y el pueblo es quien califica
el talento del artista
y el señorío de su magia.

Ciro Pimentel se llama
el famoso folklorista
nacido en tierra bendita
de flora, mieles y fauna
recuerdos que Ciro guarda
en su sentir nativista
en sus sueños de conquistas
de aplausos, fama y medallas.

Hoy don Ciro es atalaya
del folklor nacionalista
maestro que pone y quita
manda y va antes que otro vaya
escucha, sonríe y calla
y no lo asusta aquel que grita
no presume ni critica
ni anda hablando faramalla.

En sus manos de atarrayas
el joropo le palpita
con esa magia exquisita
que a don Ciro no le falla
maestro que no desmaya
siempre sereno y realista
generoso y optimista
de un señorío que contagia.

Salvador calzó su talla
como amigo y gran arpista
don Ciro mismo lo explica
que eran compadres del alma
compañeros de batallas
en el campo folklorista
viajeros de trocha artística
de aplausos, copas y parrandas.

Ciro Pimentel proclama
la doctrina que él predica
que con sencillez dedica
al gentilicio de Cagua
al pueblo que lo consagra
como cultor idealista
del joropo centralista
de las Canteras de Aragua.

Ciro no ha sido papaya
que todo pájaro pica
su jerarquía está a la vista
como imponente muralla
enviado de Costa e’ Maya
con maestría folklorista
y en su pecho una reliquia
de flores de pitijaya.

Mi verso así lo detalla
y aplaude al inmenso artista
mi letra siempre está lista
para viajar donde él vaya
Paraulata o Costa e’ Maya
tal vez más allá quien quita
mientras el tiempo permita
este amigo no le falla.


Gonzalo Caldera Rodríguez/ 2011.
De: Verso, Llano y Serranía.








miércoles, 28 de junio de 2017

El plañidero mayor

Estas breves líneas escritas por la maestra Carmencita, como la conocemos los villacuranos, están dedicadas a un personaje que veíamos en las calles de Villa de Cura, un loco con cara de niño inocente, inofensivo,  con la lucidez pérdida en su propio mundo de fantasía, pero de algún modo sensible al dolor ajeno... El loco Aníbal se desdibuja en el paisaje urbano, pero queda vivo en la conciencia colectiva del villacurano...

Por: Carmen Muñoz de González

La cultura de las plañideras es muy antigua. A las que se les pagaba por llorar en el entierro de una persona. Aquí en Villa de Cura hubo un muchacho (Aníbal)  que acompañaba los entierros y lloraba, lloraba al lado del féretro.  Este joven siempre deambulando por las calles, sano él, sin malicia. Todo el pueblo lo quería. Se le saludaba con estima: "-¡Epa, Aníbal!

Arrastrando las pesadas cadenas de la vida, sin hacerle daño a nadie, sólo su plañido lastimero asimplado en aquel entierro que solía acompañar desde la salida de la iglesia hasta el cementerio.

Hubo una importante diferencia entre Aníbal y las plañideras profesionales: él nunca cobró por llorar a un difunto. Ahora solo su sollozo campechano queda en el viento  y su recuerdo en quienes le conocieron.

Foto: JM

Reproducido con permiso de la autora:
http://lavalijadeneycar.blogspot.com/2017/06/el-planidero-mayor.html



El loco Aníbal. Villa de Cura.



domingo, 25 de junio de 2017

Hay personas y nombres que forman parte de una ciudad

No todos pueden conseguirlo.  Son necesarios años de esfuerzos infinitos, de consagración, de acendrado cariño. Son esas personas como los árboles; primero dieron sombra mínima, pero cordial, en un camino.   Después el  camino fue avenida y con su verde aspecto de campo puro, los árboles van extendiendo sus ramas y haciéndose cada vez más presentes en la vida  urbana. Viven por que han logrado adentrarse en la tierra, dan sombra porque sus hojas son anchas y sus ramas fuertes. Porque son  generosos, en suma. Quiebran la luz para que el paisaje del cerro EL VIGÍA pueda ofrecer todos sus matices y marcar todos los días en la tierra villacurana el paso altivo y cálido del sol.

A esas personas pertenece José Miguel Seijas. Se puede decir que está siempre  visible en la ciudad, su villa, con la visibilidad de la presencia de los hombres verdaderos, y con la altura y la sonoridad de sus propias torres. Reportero, periodista, locutor, fotógrafo. Amigo por excelencia. Su gesto cordial y su palabra  serena hacía  menos amarga la amargura o más placenteras las horas de alegría de los ciudadanos que son sus prójimos en el sentido integral de la palabra. Como los árboles, no se puso a  escoger a quien le  daba sombra; como la luz, se esparcía a todos los que han querido oírlo. Con su palabra como antorcha y con su intelecto claro, no es  solamente un árbol más de Villa de Cura. Es una de las alamedas de la ciudad, ella es el objeto de su cariño y por eso estará integrado para siempre dentro de sus contornos.

Cada salida durante 33 años de su querido periódico EL VIGÍA, era enfrentarse al sol y a los campos como los hidalgos. Era exponer la cara, el cuerpo y el  ánimo a todos los   vientos y tempestades. Era estar seguro de poder marchar convencido de que se tienen derechos adquiridos al camino. Cumplió una verdadera función ciudadana, pues interpretó con exactitud y elegancia los hechos y nos obligó a todos a pensar en ellos.

No era necesario mucho tiempo para hacerse amigo de José Miguel Seijas, porque su grandeza espiritual estaba en la bondad del corazón. Todos creíamos que su salud mejoraría. Dios dispuso otra cosa. Ante sus designios, inclinemos nuestra frente y démosle gracias por haber querido  que esa gran luz de su vida sencilla y humilde brillara por varios años sobre nuestra querida Villa de Cura.

Texto: Chencho Adames / Mayo 2011.

Imagen de El Vigía de Argenis Díaz

Referencia: http://chenchoadamesdesdeelfondodemialma2.blogspot.com/2011/05/hay-personas-y-nombres-que-forman-parte.html

José M. Seijas (1933-2011).

José Miguel Seijas en su juventud.

Portada de El Vigía de Villa de Cura. 1978.



martes, 13 de junio de 2017

Salvador Rodrigo: un quijote con alma musical

A la maestra Amelia Delgado de Alayón, con afecto.

Chencho Adames Aponte

PRIMER ACTO

Estoy firmemente convencido que los grandes problemas de Venezuela, el no lograr salir de un envilecedor subdesarrollo, en todos los ámbitos, tienen una raíz común: la falta, en todos los niveles, de una verdadera educación que siembre valores, cree hábitos buenos, fortalezca las voluntades y lleve a comportarse como un honesto ciudadano, respetuoso de los derechos y fiel cumplidor de los deberes.

Muchos villacuranos, nativos o adoptivos, desarrollan tareas constructivas en ámbitos diversos y en diferentes aspectos, en pos de un destino común. Ese conjunto de seres, trabajando con pasión hacen posible ese destino, que no es otro que la grandeza de Villa de Cura y de Venezuela. El empeño y la vocación de servicio de todos ellos constituyen una amalgama que los aglutina en un sentimiento común: la villacuranidad. Amor a la ciudad, apego a sus raíces históricas y a sus hermosas tradiciones, orgullo por nuestro pasado.  Una conjunción plural de emociones y afectos, en fin, que convierten en pasión el amor por la ciudad. En la edificación de esa villacuranidad, una persona ocupa lugar preeminente: Salvador Rodrigo Lozano.

El padre Salvador ha hecho de su apostolado un tránsito lleno de lecciones y de ejemplos. Hoy, al cumplir cincuenta años de vida sacerdotal, lejos de reflejarse en una retirada que luce lógica y merecida, extrae y aprovecha hasta la última gota una savia que otorga al árbol de su existencia una asombrosa fecundidad. Mucho le debe Villa de Cura a este personaje.  Su dinamismo le permite destacarse en todas las áreas del quehacer público: en el arte y la cultura, en la vida social, en el hermoso terreno de la filantropía y en tantos aspectos, en fin, por los cuales camina el cotidiano devenir de la ciudad.

Hombre de carácter afable y de virtudes lleno. Hidalgo caballero de la gentil ciudad.  En el sendero andante de su vida no ha sesgado ni un instante sus compromisos que se ha trazado a través de su vida. Dado para las causas nobles, ha sido un activista de cuanto hecho cultural, social o económico se haya realizado, demás está enumerarlos.

SEGUNDO ACTO

Me imagino que estoy entrando a Cáseda, una villa y municipio español de Navarra; desde el puente contemplo el río Aragón con su piscina natural que tantas veces disfrutó el niño Salvador, al regresar de los campos, buscando frutas y correteando por sus calles. Otras veces, los juegos con sus hermanos eran en el templo: uno hacía de sacerdote, otro de monaguillo, otro tocaba las campanas. Todos los juegos de niños giraban en torno a lo sacro. Sí, adivinaron, me estoy refiriendo a nuestro querido párroco Salvador Rodrigo, quien está celebrando cincuenta años de vida sacerdotal.

Nacido en Cáseda, en 1943; ordenado en Pamplona, España, el 25 de junio de 1967 y que hoy ronda los 74 años; años fructíferos, de labor ardua, de tarea cumplida. Estudió la primaria en la Escuela Pública Municipal, la cual era solo para varones y tenía tres maestros, los cuales pasaban dos grados con cada uno. A todos les daban el mismo libro; insistían mucho con la lectura, la ortografía y el dictado, cuando llegó al Seminario les llevaba una morena a los niños de la ciudad, estaba muy adelantado.  A su edad, hacía raíces cuadradas y cúbicas.

Para ir al Seminario, el cura del pueblo lo tuvo cuatro meses haciendo ejercicios morfológicos, los cuales practicaba de memoria.  Ya en bachillerato, a los once años, los ejercicios que a los demás les llevaban una hora, a él le tomaban cinco minutos. Luego estudió tres años de Filosofía y cuatro de Teología en el Seminario Conciliar San Miguel Arcángel de Pamplona, donde se ordenó de sacerdote.  También cursó lenguaje musical, gregoriano y dirección coral; en Venezuela completó sus estudios musicales.

En ese Seminario estuvo de visita el obispo de Maracay, Feliciano González quien les dijo que ya que había muchos sacerdotes y seminaristas, por qué no se animaban a venirse para el nuevo Obispado.  Así fue como el recordado padre Felipe Marco se vino primero a Villa de Cura en 1968.  Salvador, muy joven aún, tuvo que esperar dos años.  Llegó a nuestra ciudad en marzo de 1970, como vicario auxiliar. Por cierto, recién ordenado sacerdote, antes de venir a Venezuela hizo una pasantía de verano en Brooklyn, en una parroquia puertorriqueña, donde vio una oferta de cambures maduros, enormes; compró unos y se los fue comiendo por la calle, tenían un sabor astringente que limaba la lengua.  Los botó en la primera papelera. En Venezuela fue que se dio cuenta que había comprado plátanos (no los conocía), pensando que eran cambures grandes.

TERCER ACTO

Este perfil biográfico del padre Salvador, obedece a dos imperativos del corazón: uno de gratitud y otro de justicia.  De gratitud hacia el sacerdote-educador insigne que ilumina mentes, robustece voluntades, siembra valores auténticos y plasma personalidades.
Es además un imperativo de justicia el dar justo reconocimiento a los verdaderos servidores de la patria, el no dejar caer en el olvido los heroicos sacrificios que requirió al fundar y acrecentar el merecido prestigio de su obra cumbre: los Niños Cantores de Villa de Cura.
Justo es igualmente que se conozca la figura de este sacerdote diocesano villacurano (me niego a nombrarlo español), que ha dedicado toda su vida, con pasión y notable éxito, a formar miles de profesionales, que enaltecen con su vida y su trabajo la profesión de maestro y educador.

Su historia está esculpida en el corazón de sus alumnos, exalumnos y todo el pueblo villacurano: fundador y director de los Niños Cantores en 1970; inaugura su moderna sede propia en 1986, cuenta con cuatro coros.  Aquí ejerce como cura párroco (esta parroquia es muy grande y tiene costumbres muy arraigadas, como la peregrinación, el santo sepulcro y toda la semana santa, las fiestas patronales en honor a san Luis Rey, las  primeras comuniones, que consumen mucho tiempo). Desarrolla su actividad educativa en la Escuela de Música Ángel Briceño.  Tienen imprenta y estudios propios, donde han grabado seis producciones discográficas.  Han realizado trece giras por Europa y América, participando en numerosos festivales corales.  Inolvidable fue la magistral actuación en la plaza San Pedro en el Vaticano junto al Papa Juan Pablo II en honor a la beata María de San José y la participación en el Festival de Tolosa, considerado junto con el de Alemania, los más importantes del mundo.  El estado Aragua los declaró Patrimonio Cultural y el antiguo Conac les otorgó el Premio Coral Vinicio Adames.

Al acercarme al padre Salvador, tengo la sensación que en su sencillez se transparenta la auténtica dignidad humana.  Su presencia dignifica y ennoblece.
Villacuranos: les he presentado, con orgullo, un modelo a imitar en la construcción de una Venezuela mejor.

Villa de Cura, junio de 2017.
Fotos cortesía de Chencho Adames Aponte


Pbro. Salvador Rodrigo.

Pbro. Salvador Rodrigo con el autor de este artículo, Chencho Adames.

Pbro. Salvador y autoridades políticas y religiosas.


Dirigiendo el coro Niños Cantores de Villa de Cura.

Pbro. Salvador Rodrigo, un quijote musical