viernes, 21 de diciembre de 2012

Ana Belén Aular de Salas


Distinguida instructora, poeta y narradora villacurana,  nacida en esta ciudad el 21 de diciembre de 1933, hija de Felipe Aular Bolívar y Ana Flores de Aular. Poco después de cumplir 70 años fallece en su amada Villa de San Luis de Cura, el 23 de diciembre de 2003. Toda su trayectoria profesional, humana y cultural queda como legado a las nuevas generaciones.
ANA BELÉN, cursó  estudios de primaria en la Escuela Teresa Carreño, en Villa de Cura, y de secundaria en el Liceo Agustín Codazzi de Maracay. Contrajo matrimonio con el señor Ezio Salas Méndez, de cuya unión nacieron tres hijos Ezio Gerardo, Florana y Franklin Gerardo. Su vida estuvo rodeada por el afecto, el amor al arte y a la poesía; lo cual no le impidió ser una destacada profesional como empleada y luego subgerente del Banco Provincial, Agencia Cagua. Además de desempeñarse como instructora de cursos básicos bancarios, técnicas de oficina, relaciones humanas y crecimiento personal, al frente de CENADIS.
En Su oportunidad fue delegada al Congreso Interamericano de Secretarias en Bogotá, Colombia, donde presentó la ponencia: “El hombre y la Mujer como Unidad Básica”. Entre sus primeros oficios como escritora se encuentra su colaboración con el órgano informativo Así somos del Banco Provincial SAICA, donde obtuvo el premio “La Pluma de Oro”, como mejor escritora. Además colaboró con distintos medios impresos de la localidad, como El Vigía y la revista Expresión.
Una buena parte de su producción poética fue publicada a sus expensas en el libro Estas cosas mías, una antología donde en versos impregnados de fina sensibilidad le canta al hogar, a la niñez, a la adolescencia, a los ausentes, al mar, al agua, a la luna y a la incógnita del silencio. Por ejemplo, en sus Decires al Agua, expresa…
Llanto
de piedra
que viertes
tu inocencia
perdida
tras el rio…

Ana Belén descubre en su poesía cómo la luna juega al escondido “con la luz/ de tu amante…”
Esta inquieta mujer villacurana dio todo de sí para dar a la cultura zamorana una amplitud inédita hasta el momento en que las circunstancias la convirtieron en Directora de Cultura del Municipio durante la primera parte de la década del noventa. En 1991, Ana Belén Aular publicó un relato titulado: Cudevila toda caminos - Un milagro en el Reencuentro-, ilustrado por el Carlos José Martínez (Cejota) y un breve prólogo del poeta José Manuel Morgado (JM), bajo los auspicios de la Coordinación de Cultura del Centro de Adiestramiento Secretarial y otros Servicios Empresariales (CENADIS). Entre sus obras inéditas deja un cuento: Simplemente Carlota, que firmó con el seudónimo “Yubrimar” en 1999. En abril de 2001 formó parte, junto con Johnny Hernández Calvo, Angélica Llovera y Argenis Díaz, de la Comisión redactora del Proyecto de Ordenanza que crea la Fundación para el Fomento y la Divulgación de las Artes y la cultura de Zamora (FUNDACUZAM); ordenanza que fue aprobada en Cámara Municipal en noviembre de ese mismo año.
Antes, en octubre de 1995,  participó en la creación de la Asociación Villa Literaria, junto a los poetas Fernando Olivo, Pablo Cabrera y Argenis Díaz y los docentes Radamés Guzmán y Haidée Rodríguez, grupo al que después se unieron, entre otros, Ingrid Chicote, Marcos Torrealba y Henry Hernández.
Además de los innumerables reconocimientos recibidos en vida queda el de su pueblo que recordará siempre si hidalguía y gentileza, su sensibilidad y un don especial para transmitir fe y optimismo en el futuro de Venezuela.

Argenis Díaz

Ana Belén Aular de Salas
(1933 – 2003)