lunes, 23 de mayo de 2011

Cronología de la fundación de Villa de Cura

Se debe al primer cronista de Villa de Cura, profesor Luis José Acosta Rodríguez, la primera recopilación metódica del proceso fundacional de esta ciudad. Desde el principio establece este hecho específico: “Villa  de Cura no se fundó en un día ni en un año dados, sino a lo largo de un proceso que abarcó el transcurso de muchos días y se gestó a través de varios años”. En armonía con esta premisa, repasaremos el orden cronológico documentado:
  1. El 6 de marzo de 1717, el Capitán Juan de Bolívar y Villegas, abuelo paterno del Libertador, formuló la petición para fundar un pueblo en tierras situadas en la región aragüeña de Cura, ante el Gobernador de la Provincia de Venezuela, Marcos Francisco de Betancourt Castro. Entre mayo y junio del mismo año debió realizarse el reconocimiento del lugar por parte del Corregidor de los pueblos de Aragua, Don Felipe Luis de Alvarado.
  2. 19 de julio de 1717. El Gobernador acepta la petición, y a partir de esta fecha Bolívar y Villegas ha debido proceder a construir la iglesia y las 30 casas, donde habitarían las 30 familias que formarían el núcleo del nuevo centro urbano, además de los animales de cría que exigía la Ley. Seis días después, 25 de julio, las autoridades eclesiásticas conceden el permiso necesario para erigir la iglesia parroquial. No obstante, el Párroco de Cagua, Pedro Díaz Cienfuegos, inicia un juicio de oposición a la fundación del nuevo pueblo y hubo que suspender o paralizar el proceso fundacional, en espera de una decisión por parte del tribunal de la Real Audiencia de Santo Domingo.
  3. El 25 de febrero de 1718, las autoridades de Venezuela reciben la decisión del Tribunal, autorizando la erección del nuevo pueblo; el cura opositor cesa en su empeño de impedir el proceso de fundación de La Villa, una vez advertido por sus superiores eclesiásticos. A partir de ese momento es inevitable la fundación de Villa de Cura.
  4. El 12 de octubre de 1718, el Obispo de Caracas, Juan de Escalona y Calatayud, aprueba el territorio que debía corresponder a la nueva Parroquia de San Luis de Cura, cuyos límites comenzaban en las Guasduas, incluyendo Tocorón, Tocoroncito, todo el valle del río Tucutunemo y desde el sitio de Las Minas hasta la puerta de San Sebastián, con un total de ocho leguas de territorio. Es a partir de esta fecha que comienza a correr el plazo de dos años dado al Capitán fundador para establecer las bases del núcleo fundacional.
  5. El 13 de noviembre de 1720 comenzó la inspección de lo que había hecho Don Juan de Bolívar y Villegas para fundar el nuevo pueblo; la inspección fue realizada por el justicia Mayor de los Valle de Aragua, Juan Bautista de Urra Ynsusaga, en compañía del escribano público. Quedan constatados los hechos y la lista de los primeros pobladores. Se trataba de una Villa de españoles puros traídos de Caracas y de otros sitios del centro del pías donde estaban antes radicados. El censo del núcleo poblador registra un total de 188 personas, incluyendo mujeres, niños y algunos criados. Las familias así asentadas constituyen, a decir de Acosta Rodríguez (1972), “el plasma germinal” que le dará calor humano a la campiña aragüeña, ubicada entre los ríos Las Minas y el Tucutunemo.
  6. El 5 de diciembre de 1720 los Alcaldes Ordinarios de Caracas, bajo cuya jurisdicción estaba el nuevo pueblo, ordenaron se le diera posesión de éste a Bolívar y Villegas, lo cual hizo el 29 del mismo mes y año, y nombra el primer Cabildo de la ciudad.
  7. En la sesión del Cabildo de Villa de Cura donde aparecen demarcados los terrenos ejidos de la nueva ciudad debe corresponder la fecha del 9 de enero de 1721.
 Faltaba, sin embargo, la confirmación de todo el proceso fundacional, lo cual ocurrió finalmente el 25 de mayo de 1722. Fue en Aranjuez donde el Rey Felipe V emitió la Real Cédula que daba absoluta legalidad a la erección del nuevo pueblo con el nombre primigenio de Villa de San Luis, en el sitio de Cura. El nombre “cura” o curo era dado por los indígenas al aguacate. El epónimo de San Luis se le asigna como homenaje al príncipe heredero de la corona española, Luis I, hijo de Felipe V, de la casa de Borbón. También, desde un primer momento fue entronizado como patrono tutelar del nuevo poblado San Luis Rey de Francia, el “santo cruzado” (Luis IX), cuya imagen ya aparece registrada en el inventario de la iglesia local en el año de 1720.

El Fundador: Don Juan de Bolívar y Villegas
 El teniente general don Juan de Bolívar y Villegas nació en el valle de Aragua, tal vez en La Victoria, en 1665, hijo de Luis de Bolívar y Rebolledo y de doña Ana María Martínez de Villegas, descendiente de Juan de Villegas y del conquistadote mestizo Francisco Fajardo.
En 1687, don Juan de Bolívar y Villegas contrajo matrimonio con Francisca de Aguirre, de cuya unión nació José Bolívar y Aguirre; de su segundo matrimonio, con Petronila de Ponte Andrade fueron engendrados seis hijos, uno de ellos Juan Vicente de Bolívar y Ponte que se caso con la joven Concepción Palacios y Blanco, de quien provino Simón Bolívar el Libertador.
Don Juan de Bolívar  y Villegas era propietario de tierras en el valle de Aragua y en el valle del Tuy. Ocupó cargos públicos como el de gobernador de Venezuela (enero a marzo de 1721), alcalde Caracas, justicia mayor de los valles de Aragua, capitán de infantería, entre otros. Su fallecimiento ocurrió en 1729 en Caracas y fue sepultado en el antiguo monasterio de las monjas concepciones en cuyo lugar se levanta el edificio que hoy sirve de sede a la actual Asamblea Nacional.
La moderna ciudad de Villa de Cura, capital del municipio Zamora del estado Aragua, cuenta con una población que debe superar por mucho los 73 mil habitantes registrados en el censo de oficial del año 2001, con un crecimiento desproporcionado hacía el oeste de la ciudad, donde se hayan ubicadas varias barriadas y urbanizaciones de reciente data. Las fallas en los servicios públicos, principalmente el agua, atenta contra la calidad de vida de la población. Otro problema que aqueja a la población villacurana, sobre todo hacia el sector los Tanques de Villa de Cura, y la parroquia cercana San Francisco de Asís, es la contaminación ambiental proveniente del vertedero de basura ubicado en el mencionado sector. La mayoría de la población del municipio Zamora, muy poco o medianamente informada, ve con preocupación la amenaza de poner en funcionamiento el relleno sanitario de Guayabal.
Finalmente, Villa de Cura sigue esperando la ejecución de importantes proyectos como la construcción del complejo cultural y una concha acústica, obras que constituyen una deuda social de los gobiernos locales de la última década.  


Argenis Díaz